O2 en español

Periodistas amenazados. Nace “Malas noticias de Ossigeno”

Noticias en castellano desde el mundo “parcialmente libre”

El boletín informativo será difundido a nivel internacional para comparar los problemas de los periodistas amenazados en Italia con los de países parecidos, en los que la libertad de información es formalmente libre pero en la práctica lo es solo parcialmente.

 A partir de esta semana el observatorio Ossigeno per l’Informazione (Oxígeno para Información) publica una reseña de noticias sobre periodistas amenazados en Italia. “Malas noticias de Ossigeno” nace bajo la petición de algunas instituciones internacionales y de la necesidad de comparar los problemas italianos con los de países parecidos a Italia, donde rige la máxima libertad de información, pero en la práctica esta libertad no está libre.

Los que seguirán esta reseña se darán cuenta de que descubrimos una oscura enfermedad del periodismo, hasta ahora desconocida: una enfermedad que arraiga justamente en los países más desarrollados, donde todos los problemas parecen solucionados.

Los lectores de “Malas Noticias” leerán noticias que tampoco en Italia se conocen mucho, porque en Italia circulan poco y de forma fragmentada y solo en ocasiones cruzan la frontera del periodismo local. Las noticias recogidas por Ossigeno son como mensajes en botella entregados al océano. Sin embargo, se trata de noticias interesantes, importantes también desde el punto de vista social y que merecerían más visibilidad.

Juntando todas estas noticias esparcidas descubrimos que miles de periodistas italianos trabajan en condiciones dramáticas. Nuestras malas noticias son pequeñas pinceladas que, una tras otra, dibujan una Italia en que el periodismo es una actividad que pocos toleran y aguantan, una profesión temida y sometida a continuos condicionamientos.

Las “Malas Noticias” muestran una Italia en que el periodista vive una condición de persecución, rodeado de prepotentes que se imponen con la fuerza y los abusos.

Es triste pero así es la situación y hasta que no cambie Ossigeno seguirá diciendo que la información periodística en Italia no es del todo libre, sino que es “parcialmente” libre, como certificaron Freedom House y Reporters Sans Frontières.

Seguiremos diciéndolo sin retórica, solamente dando a conocer, como hacemos desde 2008, la llovizna incesante de malas noticias sobre los periodistas amenazados, que muchos fingen no ver aunque a nadie se le puede escapar.

Estas malas gotas que caen sin cesar contaminan la democracia, dañan a los ciudadanos. Las noticias que se suceden en el tiempo hablan más y mejor que cualquier tratado de periodismo y enseñan con claridad los nudos de la información que la política tendrá que desatar cuando finalmente estos problemas salgan de la indiferencia y todo el mundo tendrá que mirarlos a la cara.

Claramente le toca a Italia y a los italianos encarar y solucionar estos problemas. Sin embargo, la atención internacional puede echarnos una mano. Puede estimularnos, puede acercarnos a ese momento. Quien quiera abreviar la espera, ayúdenos a difundir este noticiario.

Licenza Creative Commons I contenuti di questo sito, tranne ove espressamente indicato, sono distribuiti con Licenza Creative Commons Attribuzione 3.0

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *